Microsoft AntiTrust: los Derechos y la Teoría de la Justicia

octubre 27, 2008 at 8:08 am Deja un comentario

Microsoft y sus empleados temporales

El problema central radica en las diferencias que existían entre el grupo de empleados medulares, los diseñadores y vendedores de productos, y el resto de empleados de Microsoft, respecto a su consideración como parte de la empresa y los beneficios que esto conlleva. Como se mencionó anteriormente en el blog, Microsoft considera empleados sólo a los principales desarrolladores e integrantes de los equipos de venta y promoción de productos. El resto de empleados (secretarias, asistentes, vendedores, telefonistas, conserjes, mensajeros, etc.) son considerados empleados temporales.

 

Desde el punto de vista de la teoría de la justicia, esta acción de Microsoft, obviamente, no es justa. En primer lugar, no se cumple con el criterio de igualdad de derechos, en este caso entre empleados, sobre todo porque se les restringe de acceder a oportunidades de contar con un seguro de salud con prestaciones completas o un seguro contra accidentes. Con respecto a las inequidades económicas, las escalas de sueldos podrían considerarse exoneradas de ser injustas mientras que el pago se realice en base a la responsabilidad y carga de trabajo del puesto correspondiente, y como herramienta de motivación en la que todos tengan igualdad de oportunidades de conseguir la recompensa correspondiente a su esfuerzo. En Microsoft, estas inequidades debieron subsanarse mediante los beneficios extras al salario, como los seguros de atención médica y los seguros contra accidentes, que debieron ser asignados de forma equitativa entre todos los empleados; algo que lastimosamente no se hizo.

 

A pesar de la intervención de la IRS, en 1990, la única acción en respuesta a las demandas de esta institución gubernamental fueron los despidos del personal temporal. Microsoft decidió tercerizar al personal temporal mediante el trabajo con intermediarios. Así, aseguraba de cumplir con las demandas tributarias de la IRS, mas no cumplió con los empleados, quienes no recibieron los beneficios extra que implicaban trabajar para la corporación; quien gracias a ellos también lograba generar grandes rentas.

 

Internet Explorer vs. Navigator

¿Qué hay de la forma en la que compitió Microsoft con su IE contre el Navigator de Netscape? ¿Se podría considerar cómo una competencia justa? No resulta justa esta forma de competir, pues Microsoft se aprovechó de su posición de monopolio para poder ocupar el mercado de los navegadores web con la distribución gratuita de su IE, limitando en gran magnitud las oportunidades de Netscape, una empresa mucho más pequeña, de competir en ese mercado. Desde el punto de vista de la teoría de la justicia, se viola el criterio de igualdad de oportunidades, conjuntamente con la falta de atención a las diferencias económicas, en este caso representadas por el monopolio que representaba Microsoft, situación que debió ser mejor regulada para asegurar una competencia más justa y protegiendo el derecho de igualdad entre las partes vinculadas.

Pero, ¿qué hay del derecho de libertad? ¿Qué hay de la limitación que le impone la ley antimonopolios de utilizar el monopolio a Microsoft para competir contra Netscape? ¿Resulta justo privar a una empresa de hacer uso de lo que ganó durante tanto tiempo de esfuerzos? ¿Y qué hay del derecho de libertad de los usuarios a elegir su mejor opción en el mercado? Mientras no se violen los derechos inalienables de las personas una acción no se consideraría injusta, ni no ética. En este caso, el valor del derecho de libertad de Microsoft a utilizar su poder de mercado, se ve superado por el derecho a la libertad de elección de los consumidores del mercado de los navegadores, el cuál se ve plasmado en la ley antimonopolio del gobierno norteamericano que vela por los derechos del consumidor. Nuevamente, desde el punto de vista de la teoría de la justicia, es necesario que para considerarse justo un accionar, tiene que velarse por el mayor beneficio de la parte relacionada más débil, la cual debería quedar mejor de lo que esta antes del accionar. En este caso, los usuarios de los mercados con tendencias monopólicas deberían verse más beneficiados de la acción de ambas empresas. Entonces, resulta injusto el accionar de Microsoft, pues a pesar de que los usuarios consiguen el navegador gratis en el corto plazo, la desaparición de la competencia y de los productos sustitutos puede causar que se eleve el precio de los productos ofertados en el mercado en el largo plazo, al mismo tiempo que le limitan y bloquean las posibilidades de acceder aun producto talvez mejor al producto actual del monopolio. Así, al violarse el derecho a la libertad de elección de los usuarios, los derechos de Microsoft sobre su poder de mercado resaltan más su subordinación. Los derechos de los usuarios se respetarían mediante un mayor énfasis en la ley antimonopolios.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Herramientas Gerenciales para la ética usadas por Microsoft Balance general desde el punto de vista de la ética para los negocios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: